Pavimentos para cocinas

Uno de los lugares de nuestro hogar en los que pasamos más tiempo es la cocina. De ahí la importancia de que nos sintamos cómodos en ella y, por supuesto, tenga un pavimento estético y funcional.

Pero claro, no es lo mismo escoger el suelo para otras estancias de nuestra vivienda que para la cocina, ya que aquí hay mayor probabilidad de que se viertan líquidos y se caigan diferentes alimentos, por lo que debe ser un pavimento que esté pensado para estas situaciones. Por eso mismo, hoy en Mercacerámica te contamos todos los tipos de pavimentos que son perfectos para cocinas ¡Quédate para descubrirlos!

Tipos de pavimentos para cocinas

Laminados

Este sin duda es un suelo muy empleado, no solo en cocinas sino también en el resto de las habitaciones y en locales comerciales. Es un reemplazo a los pavimentos hechos de madera dura, los cuales son muy resistentes pero costosos.

Los suelos laminados nos ofrecen una estética idéntica a la madera a un bajo coste, todo esto con los otros beneficios que ofrece como es su resistencia al agua, su sencillo mantenimiento y la amplia gama de modelos, ya que pueden imitar cualquier material.

Eso si, algo que debes tener en cuenta es que tienen una menor durabilidad a comparación de otros materiales y que existen algunos tipos de laminados que no son impermeables, por lo que antes de adquirirlo tendrás que andarte con ojo para asegurarte que si lo sean, ya que en la cocina se es muy habitual que se viertan algunos líquidos.

Este material hará que nuestra cocina sea un entorno cálido y acogedor al mismo tiempo que elegante.

De vinilo

Al igual que los laminados, los pavimentos de vinilo te permiten imitar cualquier material a un menor coste que el original. Este es un material completamente impermeable por lo que si se te derrama alguna bebida al suelo no te preocupes, no se verá afectado.

Se trata del material más sencillo de instalar, por lo que no te será necesario contar con la ayuda de un profesional. Además para su instalación no tendrás que retirar el suelo existente, bastará con colocarlo encima de este.

Cuentan con un revestimiento que hace de barrera frente a la acumulación de polvo y bacterias, es un material que difícilmente se ensucia. Este pavimento te vendrá de perlas en la cocina.

La gran desventaja que tiene es que es bastante blando, por lo que si no andas con cuidado podría abollarse o arañarse. Asi que presta atención cuando emplees electrodomésticos de limpieza o muevas algún mueble ¡procura no arrastrarlos!

Azulejos

Los azulejos cerámicos y porcelánicos son opciones muy comunes en las cocinas y cuartos de baño, ya que tienen una gran resistencia a la humedad.

Es la opción que más variedad de formas, colores, patrones y diseños te brinda, no por nada es una de las opciones favoritas.

Sin duda es el material que cuenta con mayor dureza por lo que resistirá todo tipo de golpes y arañazos. Gracias a que tiene una superficie resbaladiza cualquier mancha que haya se podrá retirar con facilidad, eso si, al ser resbaladiza siempre está el riesgo de que nos podamos resbalar, asi que tendrás que andar con cuidado. Aún así existen azulejos que cuentan con propiedades antideslizantes, los cuales están pensados para lugares en los que resida la humedad.

A pesar de su dureza, es un material frágil a la hora de su instalación, por lo que se tendrá que hacer cargo de ello un experto del sector.

De madera dura

Si deseas un ambiente cálido y natural la madera te lo aportará, además de ofrecerte una gran resistencia y dureza. Pero como ya te habrás podido imaginar su principal enemigo es el agua, aunque existen maderas que tienen acabados que la protegen de esta, sigue siendo el material más débil frente a la humedad. Si se te derrama alguna sustancia líquida deberás de retirarla de inmediato porque sino corres el riesgo de que la madera se hinche o bien puedan aparecer manchas por la humedad.

Además de poder elegir entre muchos tipos de madera (pino, haya, roble…) cada pavimento tiene un veteado único, por lo que no existirá un pavimento igual al tuyo.

Si ves que con el paso de los años la madera va cogiendo un tono ennegrecido puedes renovarla siempre que quieras con un barniz.

Piedra

A pesar de que la cerámica es un material con una gran dureza no puede superar al de la piedra, la cual al igual que la madera le aporta a nuestra cocina un ambiente más natural.

Es totalmente resistente al agua y a cualquier golpe pero las manchas ya son otra historia. Es un material poroso, por lo que absorben manchas con facilidad, eso conlleva que tendrás que realizar un buen mantenimiento de forma periódica.

Las piedras más empleadas para pavimentos suelen ser el granito y la pizarra.

A la hora de adquirir el pavimento para tu cocina deberás de tener en cuenta las ventajas y desventajas de cada material para así realizar la mejor elección posible. En Mercacerámica contamos con un amplio catálogo de pavimentos para cocinas que te recomendamos que le eches un vistazo porque seguro que encontrarás aquel que cumpla con todas tus necesidades y requisitos. Si necesitas asesoramiento o tienes alguna duda, contáctanos sin compromiso.

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar